Ni la señal divina de lo dioses del Olimpo, liderados por Zeus, salvará a la humanidad del siglo XXI de la competencia del hombre versus la máquina. El mundo todavía recuerda que los caballos fueron sustituidos por los automóviles Ford, mientras que en la actualidad los seres humanos que trabajan en las fábricas comienzan a ser reemplazados por los robots. Dado lo anterior, y ante los grandes temores del ser humano de ser reemplazados por robots, surgen las evidencias contrarias de un mejor bienestar en el largo plazo, donde ya se han elaborado diversos estudios que han permitido vislumbrar lo siguiente:

Profesionales del conocimiento: según la OCDE, 10 de cada 8 nuevos empleos serán para profesionales del conocimiento, es decir, aquellos que poseen capacidades técnicas, formación práctica, habilidades directivas y espíritu emprendedor. Por ejemplo, en el listado destacan los body part makers (fabricantes de partes del cuerpo), nano médicos, especialistas en bienestar de la tercera edad y profesores virtuales, por mencionar algunos.

El principio fundamental es que las tecnologías y los mercados no producen resultados, las personas y las instituciones sí. (Fuente: Diario Financiero 18 Octubre 2018).