Intentar entender la evolución de la innovación en el sector de la construcción, asimilándola con el sector industrial, donde las innovaciones se consolidan a gran velocidad, sería un gran error, ya que la construcción tiene una serie de peculiaridades que hacen que sea mucho más complicado que se produzcan grandes innovaciones y que estas se apliquen y se estandaricen.

Los objetivos principales de la innovación en construcción, raramente son el descubrimiento de nuevos materiales (como fueron el hormigón armado o el acero inoxidable); ya que se utilizan productos basados en tecnologías muy antiguas, los objetivos de la innovación se centran en la mejora de los procesos de producción o puesta en obra, cuya mejora en el tiempo exige procesos más largos que en otros sectores. Se necesitan períodos de varios años para adaptar los cambios técnicos que se van introduciendo, frente a otros sectores industriales que se actualizan más rápidamente.

Aun así, el producto de construcción toma muchos de los procesos de fabricación del producto industrial, y es por eso que el término industria de la construcción, combina lo mejor de ambos sectores. La construcción no olvida la industria y así se utiliza el término construcción industrializada para definir el tipo de construcción que emplea de forma preferente los métodos industriales. Pero debe distinguirse entre industrialización de la construcción y construcción industrializada. El primero corresponde al proceso, mientras que el segundo corresponde al resultado.

Los factores que más afectan al sector de la construcción y facilitan a las empresas la oportunidad de innovar, además de las nuevas tecnologías son, sobre todo, las normativas y los cambios en el mercado. La enorme influencia que tiene el sector público, al ser el Estado el que más invierte en construcción, ha provocado que tradicionalmente sea un sector muy sensible a los cambios económicos: en periodos de bonanza económica ha sido el gran beneficiado, y siempre que se ha producido una crisis económica en nuestro país, ha sido el gran perjudicado.