CAMBIOS EN LA CLASIFICACIóN DE SUELOS PARA DISEñO SÍSMICO DE EDIFICIOS

INVU que fija el diseño sísmico de edificios y deroga el DS N° 117. Este decreto establece que el diseño sísmico de edificios deberá realizarse de conformidad a las exigencias establecidas en él y en lo que no se contraponga con éstas, supletoriamente, por lo establecido en la NCh 433 de 1996 y su modificación del año 2009, oficializada el año 2010.

Uno de los temas relevantes del DS N° 61 es la modificación de la Clasificación de Suelos. Se incorpora un tipo de suelo intermedio que resuelve la diferencia de las propiedades geotécnicas que existía entre los suelos Tipo II y III, y que aumentaba innecesariamente los requerimientos estructurales para las edificaciones cuyos suelos de fundación eran cercanos a tipo II. Para evitar confusiones se crea una nueva denominación, usando letras. Clasificación de suelos:

uelo tipo B: Para suelo Tipo B se debe justificar Vs30, más N1, en caso de arenas y que, en el caso de suelo finos. En el caso de suelos granulares gruesos, donde no resulta posible el uso del Índice de Penetración, se deberá proporcionar una detallada descripción estratigráfica del terreno hasta una profundidad de 30 m, medidos a partir de la superficie natural, indicando el tamaño máximo nominal de partícula cada 5 m de profundidad. Suelo tipo C: Para suelo Tipo C se debe justificar Vs30, más N1, en caso de arenas, y que, en el caso de suelo finos. En el caso de suelos granulares gruesos, aplica el criterio anterior.

Suelo tipo D: Para suelo Tipo D se debe justificar Vs30, más N1, en caso de arenas, y Su en el caso de suelos finos. Suelo tipo E: Para suelo tipo E se debe justificar Vs30, mas N1, en caso de arenas y Su en el caso de suelos finos. Suelo tipo F: Se consideran Suelos Especiales (Tipo F) aquellos que presentan singularidades en su comportamiento mecánico y requieren estudios geotécnicos especiales. Por ejemplo suelos licuables, colapsables, orgánicos, turba, entre otros.

Durante los primeros años de vigencia del presente decreto, Vs se debe determinar mediante una medición in-situ, o del análisis de los datos y ensayes obtenidos de la exploración geotécnica. A partir del tercer año de vigencia de este decreto la medición de Vs in-situ será obligatoria.

Cuando existe una adecuada base geológica del terreno en estudio, además, se dispone del perfil de velocidad de onda de corte en profundidad que indique que Vs aumenta monótonamente con la profundidad hasta los 30 metros (medidos éstos desde la superficie natural) y adicionalmente, se cuente con calicatas o exploración de al menos 10 metros de profundidad, el Ingeniero Especialista en Mecánica de Suelos, bajo su responsabilidad técnica, para establecer la clasificación sísmica del subsuelo puede prescindir de la exploración de 30 metros de profundidad que requiere para establecer valores de N-SPT, qu, o Su según corresponda. Esta disposición será válida por un período de 18 meses desde la fecha de entrada en vigencia del DC61. No podrán acogerse a esta disposición las estructuras clasificadas según su uso como Tipo III o IV, a excepción de:

  • Aquellas que cumplen con ser menores a 500 metros cuadrados construidos y además, no superior a 2 niveles y/o pisos y de una altura total menor a 8 metros.
  • Aquellas correspondientes a galpones metálicos y no prefabricados, de un piso, de menos de 3.000 metros cuadrados construidos.



(Fuente: Gerencia de Estudios-Revista En Concreto CChC y DS 61)

CONTÁCTANOS

Calle Santa Blanca N° 51, Chillán
gerencia@pampaustral.cl
42-223 82 90 ­ 42-224 02 55
+56 9 - 988 697 75